gestión

LES COMPARTO MI COLUMNA DE OPINIÓN PUBLICADA HOY JUEVES EN EL DIARIO LA NACIÓN. ESPERO OPINIONES, COMENTARIOS Y SUGERENCIAS.

De manera clara y contundente expreso nuestra decisión de no votar y no respaldar la denominada “Ley de Financiamiento”, que viene promoviendo el Gobierno Nacional. Considero que no están dadas las condiciones sociales para gravar con más cargas tributarias al grueso de la población colombiana y porque es evidente que hay otras formas que deben ser exploradas para canalizar recursos que le permitan al actual gobierno dar cumplimiento a los planes y programas trazados para este cuatrienio.

Nos hemos reunido la totalidad de parlamentarios del partido Liberal para realizar un pronunciamiento público de cara al país, en el que expresamos las razones de tipo social de esta decisión que a nuestro juicio es de gran importancia, pues se trata de evitar que la clase media asuma una carga impositiva que no está en capacidad de sobrellevar y porque de hacerlo, no sería coherente con principios tan fundamentales como la igualdad y la equidad.

No al IVA a los productos de la canasta familiar y Sí a la búsqueda de alternativas eficaces que permitan combatir la evasión y la elusión de impuestos, ese es el precepto que deben seguir las autoridades financieras del país para buscar salidas creativas que ayuden a mejorar el recaudo, ya que está demostrado que los recursos no llegan a las arcas del Estado porque se han establecido esquemas financieros que han contribuido a que muchas empresas y personas que deben asumir el pago de impuestos sean verdaderos evasores.

Es importante señalar que se hace necesario establecer una política de reducción de gastos desde el sistema estatal; para el Partido Liberal el gasto público no disminuye y lo que muestran los indicadores es la tendencia a seguir creciendo, posibilitando el aumento de la inflación y de esa manera disminuyendo el poder adquisitivo de los colombianos. Queda claro que la pretensión es bajarle los impuestos a los conglomerados económicos con la idea errónea de que ello contribuirá a generar más empleo. Es totalmente injusto que se pretenda gravar aún más las mesadas pensionales, es el peor error que puede cometer el gobierno nacional contra todos aquellos trabajadores retirados. No es justo que se les disminuyan sus ingresos. Pagan el 12% por aportes de salud, pagan copagos a las consultas y servicios a la salud. Con ello se disminuye el poder adquisitivo de éstos y de sus familias, lo cual los pueden conducir a entrar a una crítica situación económica para satisfacer sus demandas de bienes y servicios.

Dentro del análisis que hemos hecho, no creemos que a las clases menos favorecidas se les devuelvan los recaudos, eso es un sofisma para presentar posibles beneficios y mostrar bondades ante la dureza de las cargas impositivas, cuando en realidad el interés de las autoridades está en lograr el mayor recaudo posible, dadas las necesidades fiscales del Estado. Tampoco consideramos que se requieran 19 billones de pesos para lograr subsanar el déficit en el presupuesto nacional. La bancada Liberal en un juicioso estudio ha establecido que el hueco fiscal alcanza los 7 billones de pesos y que esos recursos se pueden conseguir con una gestión eficiente de recaudo y estableciendo programas especiales que ataquen la evasión, allí es donde se encuentran los dividendos financieros suficientes para que el Gobierno marche adecuadamente. Se debe mirar hacia el sector bancario colombiano, han obtenido multimillonarios rendimientos a lo largo de la historia, las políticas económicas los han beneficiado y este es el momento de retribuir ante la solidéz que presentan

Lo anterior, para enfatizar que no estoy de acuerdo en que la mayor carga impositiva y el déficit presupuestal se obtenga de gravar aún más a la ya castigada clase media. No es coherente y tampoco es responsable; ello sería contribuir con su extinción, es llevar a la mayor franja de la población colombiana a la línea de pobreza, generando de esa manera menores posibilidades de desarrollo a todos los niveles. Estas medidas económicas que se vienen promoviendo desde el gobierno central, podrían generar un fuerte impacto en el consumo de bienes y servicios.

Colombia requiere un régimen tributario equitativo en el que debe existir plena conciencia de que el que tiene más debe pagar más y el que tiene menos, debe hacerlo en esa proporcionalidad. Ello sólo se consigue si las autoridades encargadas del recaudo de los recursos adelantan una gestión eficiente y se persigue como debe ser, a quienes muchas veces bajo el amparo de la Ley evaden la tributación, así se daría un gran paso hacia la justicia social y el saneamiento fiscal del país.

Fuente: www.lanacion.com.co