noticias

Les comparto mi columna de opinión publicada hoy jueves en el diario La Nación. Espero opiniones, comentarios y sugerencias

A romper techos de cristal

Flora Perdomo Andrade

Se cumplió la semana pasada en la capital del departamento del Huila  un evento organizado por la revista Semana y la Cámara de Representantes cuyo objetivo es el de visibilizar las problemáticas de la mujer y promover su liderazgo a todos los niveles. El foro  “La Mujer en el Huila Rompiendo Techos de Cristal”, congregó a mujeres de todas las  condiciones y abrió el debate  sobre las dificultades que tenemos para  participar en política y ocupar cargos de importancia en iguales condiciones que los  hombres. Tuve la oportunidad de ser panelista, en compañía de colegas congresistas como Ana Paola Agudelo, Lina María Barrera y Álvaro Hernán Prada, así como  con mujeres destacadas del ámbito regional como Cecilia Vargas, Martha Blanco de Yepes, Martha Julieta Galindo, Herlinda Villareal, María Vellanid Victoria, Luz Dary Torres, Andrea del Pilar Bautista y Carolina Ariza, quienes contaron los esfuerzos que han tenido que hacer para  poder destacarse y alcanzar el éxito en las  actividades  que desarrollan. En nuestro caso que hemos alcanzado cargos de elección popular tenemos que decir que ha sido una tarea con inmensas dificultades dado que no se cuenta con los suficientes  recursos económicos para enfrentar un proyecto político y porque pese a que se reconoce cierto cambio en las concepciones machistas, siguen existiendo barreras que impiden que podamos crecer con la celeridad que todas quisiéramos.

El foro nos puso a reflexionar acerca de la necesidad que tenemos las mujeres para  que los partidos políticos nos abran las puertas, nos ayuden para prepararnos mejor y de esa manera  asumir los retos de la elección popular con  mejores posibilidades de triunfo. Las pasadas elecciones parlamentarias  son una muestra clara, de que a pesar que hoy se cuenta  con herramientas legales para que las mujeres podamos ser protagonistas en todos los órdenes, persisten las trabas y nos hace falta apropiarnos de ese liderazgo innato que poseemos.  Las cifras son un fiel reflejo del rezago político que mantenemos, pues de la totalidad de los congresistas elegidos, apenas algo más del 20 por ciento somos mujeres. En el caso de la Cámara de Representantes, logramos  curul 31 y en el caso del Senado de la República apenas 25.  En la actividad política siguen predominando los hombres. Tenemos el reto de trabajar por equiparar la balanza y hacer que más de nuestras congéneres lleguen a los altos cargos del país. De los ocho cupos que por el Huila se obtuvieron en el Congreso, solamente dos serán  ocupadas por el género femenino.

El techo de cristal es un obstáculo invisible en nuestra carrera laboral, difícil de traspasar, que nos impide llegar a cargos de mayor responsabilidad y liderazgo. Abrirse paso en la vida pública no es una tarea fácil para nosotras y más aún en espacios masculinizados. Ahora hay mujeres ejerciendo como conductoras del transporte público y privado, mecánicas, arquitectas, ingenieras eléctricas, industriales, que por mucho tiempo fueron considerados espacios exclusivos para hombres.  El ámbito de la toma de decisiones sigue siendo un espacio masculino difícil de superar. El caminar ha sido arduo y continúa siéndolo, ya que las mujeres han tenido y se tienen que enfrentarse a distintas adversidades a las que los hombres no se enfrentan, iniciando por la crítica social. Culturalmente se ha pensado y enseñado que las mujeres deben estar al frente del hogar, de sus hijas, hijos, esposo, los quehaceres del hogar, etc., obviando que muchas de ellas, después de cumplir con su labor profesional, llegan a su casa a cumplir con su rol de madre y esposa impuesto por la sociedad.

Hago mención especial de  ONU Mujeres  que soporta su trabajo  indicando  que somos y seguimos estando marginadas en gran medida de la esfera política en todo el mundo… como resultado de leyes, prácticas, actitudes y estereotipos de género discriminatorios, bajos niveles de educación, falta de acceso a servicios de atención en todas las áreas, y debido a que la pobreza nos afecta de manera desproporcionada. Algunas han conseguido superar estos obstáculos, y han sido muy elogiadas por ello, a menudo influyendo positivamente en la sociedad en su conjunto…. Y ese es nuestro reto que más mujeres superemos las barreras, con la conciencia de que somos algo más de la mitad de la población y que merecemos las mismas oportunidades y en igualdad de condiciones a los hombres. Tenemos el espacio y el reto  en las próximas elecciones locales y regionales de aumentar nuestra presencia en la democracia. Felicitaciones a Foros Semana, por este evento y a esas mujeres protagonistas que nos demuestran que es posible romper los techos de cristal.

Fuente: www.lanacion.com.co