noticias

Urgen unas regalías equitativas

La Cámara de Representantes aprobó en segundo debate el acto legislativo 023 que modifica la estructura a través de la cual se distribuyen los recursos provenientes de las regalías de petróleo. Es un logro importante en aras de devolver a las regiones productoras los dividendos económicos que les fueron quitados bajo el argumento de que estos debían ser distribuidos en igualdad de condiciones entre los municipios del país, sin importar que fueran o no regiones con la fuerza y capacidad de producción de hidrocarburos.

Esta iniciativa, es el resultado de un reclamo generalizado de los departamentos productores que han sentido cómo el esquema imperante actualmente lesionó sus finanzas públicas y frenó significativamente el desarrollo de obras y proyectos vitales, pero además desconoció de plano que por ser productores era necesario tener en cuenta que equidad no siempre significa igualdad. En esta discusión ha primado la necesidad de entender que es imperativo que el Estado sea justo y equitativo con los territorios donde se explotan hidrocarburos posibilitando que los rendimientos económicos en un alto porcentaje lleguen a las zonas donde producto de la explotación se presentan impactos ambientales, sociales e incluso culturales.

La defensa de esta postura ha sido férrea, no es fácil que de la noche a la mañana otros departamentos a los que antes no llegaban los dineros de las regalías hoy pretendan perder lo ganado por cuenta de la postura de un bloque parlamentario que hemos conformado para que a través de la persuasión, del diálogo y la confrontación de ideas se pueda comprender que se trata de un asunto de justicia y sobre todo de sentido común con regiones que como la nuestra han sido fuertemente golpeadas por la carencia de recursos que han generado dificultades a los gobernantes para poder cumplir con sus programas de gobierno.

Pero la posibilidad de una reforma al actual sistema de regalías, implica también una evaluación a fondo sobre la manera como se han manejado los recursos en otrora, cuando los dineros llegaban a manos llenas y está claro que si bien se realizaron obras y se evidenció desarrollo, no es menos cierto que muchos de esos dineros no cumplieron su cometido, convirtiendo muchas obras y proyectos en verdaderos elefantes blancos. Lo anterior debe llevarnos a entender que los recursos públicos deben ser manejados y utilizados de la mejor manera sopena de tener que sufrir por cuenta de decisiones que afectan de manera directa las iniciativas locales.

Dentro del esquema que se viene socializando se ha planteado que la zonas productoras puedan tener porcentajes más altos de participación en los recursos de las regalías, han existido diferentes criterios y hasta el momento hay consenso en que el 30 por ciento de los dineros que ingresan por concepto de los dividendos petroleros puedan llegar de manera directa a las zonas productoras. En este sentido, la presentación de este proyecto busca generar un punto de encuentro en lo Regional y lo Nacional advirtiendo que es imperativo mejorar la participación de los productores al pasar del supuesto 20% al 30% neto de las asignaciones directas, disminuyendo la participación de los Fondos de Desarrollo y Compensación Regional, pues es de la única manera que se puede devolver las regalías que les arrebataron. También se debe establecer de una manera clara y explícita en la normatividad unas prioridades de gastos a proyectos de inversión. Se convierte en una necesidad la complementariedad del Sistema General de Regalías, los presupuestos del Sistema General de Participación, el Presupuesto General de la Nación y los Recursos propios de los entes territoriales, para la financiación de proyectos de alto impacto regional que contribuyan a la formación bruta de capital en los territorios. Una de las ideas es eliminar los OCADS municipales y departamentales. Los entes territoriales no tendrán que recurrir a instancias del orden nacional para aprobar los proyectos en los cuales decidan invertir los recursos a que tengan derecho, solamente deberán observar estrictamente lo dispuesto en la ley y la constitución. Se creará un Fondo de Inversión para las Instituciones de Educación Superior Técnico, Tecnológico y Universitaria Pública que tendrá como finalidad la financiación de los proyectos de inversión acordados entre las Instituciones de Educación Superior Publicas y el Gobierno Nacional destinándole un 5% de las regalías. Se propone de igual manera destinar un porcentaje del orden del 5 por ciento para apoyar el desarrollo de proyectos enfocados al sector agropecuario. El camino no ha sido fácil. Ahora todo queda en manos del Senado de la República en donde las discusiones serán profundas. Tengo la ilusión de que al final el resultado sea beneficioso para nuestro amado departamento del Huila.

Fuente: www.lanacion.com.co